viernes, 8 de abril de 2011

Memorias del subsuelo - Fiodor Dostoievski


Autor: Dostoievski

(1821-1881)
La infancia de este autor fue bastante triste y, cuando contaba sólo diecisiete años, su padre, que era un médico retirado del Ejército, le envió a la Academia Militar de San Petersburgo. Pero los estudios técnicos le aburrían y, tras graduarse, decidió dedicarse a la literatura. Llevó una vida de dificultades económicas y desengaños (fue incluso condenado a muerte y desterrado a Siberia), lo que influyó sobremanera en su obra literaria. Destaca en su novela el análisis psicológico de los personajes (Niettzsche dijo que fue Dostoievski el único que le enseñó algo de filosofía); escudriñó hasta el fondo de la mente y el corazón humanos, cosa que ejerció una profunda influencia en todos los ámbitos de la cultura moderna. Muchos de sus protagonistas viven una pila de situaciones angustiosas. Las más conocidas son "Crimen y castigo", "El jugador", "El idiota" y "Los hermanos Karamazov".
Es curiosa, asimismo, la anécdota de su condena a muerte anteriormente citada. Me parece conviene explicarla aparte. En 1849, esta carrera literaria quedó fatalmente interrumpida. Se había unido a un grupo de jóvenes intelectuales que leían y debatían las teorías de escritores socialistas franceses, por aquel entonces prohibidos en la Rusia zarista de Nicolás I. En sus reuniones secretas se infiltró un informador de la policía, y todo el grupo fue detenido y enviado a prisión. En diciembre de 1849 se les condujo a un lugar en que debían ser fusilados, pero, en el último momento, se les conmutó la pena máxima por otra de exilio. Dostoievski fue sentenciado a cuatro años de trabajos forzados en Siberia y a servir a su país, posteriormente, como soldado raso. Las tensiones de ese periodo desembocaron en una epilepsia, que sufriría durante el resto de su vida.


Memorias del subsuelo


También llamada "Apuntes del subsuelo", Dostoievski escribió esta ingente novela en momentos desafortunados de su vida: su mujer, por entonces, no hacía mucho que había muerto. Por si fuese poco, uno de sus hermanos pronto fallecería también. Todo esto le produjo un sinfín de transtornos y problemas emocionales, pero aparte se añadiría a estas adversidades su pésima situación laboral y económica, así como su adicción al juego.
Dicho esto, estableceremos que "Memorias del subsuelo" está compuesta por dos partes. La preimera, denominada "La ratonera", es un conjunto de once capítulos cortos donde se nos aparece un protagonista con problemas no casualmente muy similares a los del autor: frustración, contratiempos crematísticos, actuaciones enfermizas, etc. Asimismo, este antihéroe es descrito como un ser marginado, inadaptado socialmente (¿no recuerda esto al malditismo del Modernismo?), que azuzado por el sentimiento de culpa, planeará vengarse del mundo, alzarse del subsuelo y rebelarse desde lo que hoy en día llamaríamos "el lado oscuro" -yo lo titularía así: "el maldito del subsuelo 2: el retorno... o tal vez "la venganza del subsuelo"...-.
La segunda parte de "Memorias del subsuelo" es más extensa, y se hace una amplia reflexión de los sentimientos expuestos en "La ratonera". Esta parte, sin embargo, ha sido etiquetada de confusa, tan compleja que a menudo el lector es fácil que se pierda. Algunos datos imprescindibles son la amistad con un compañero de la infancia o la relación con una prostituta.


Influencias

En esta obra podemos encontrar influencias sobre todo de Nicolai Gogol, (1809-1852), quien después de una novela histórica, "Taras Bulba", escribió la que se considera primera novela realista rusa, "Las almas muertas", retrato de la servidumbre campesina. Sin embargo, la mayor influencia en Dostoievski es de su obra "El capote".
En este sentido, también Dostoievski influiría a sus descendientes literarios, y mucho. Un ejemplo que pronto estudiaremos en clase es "La metamorfosis" de Kafka.


Opinión e interpretación personal



Habiendo leído algunos pasajes de la interesantísima crónica del anónimo antihéroe, me aventuro a calificar a Dostoievski como un autor increíblemente complicado, sobre todo por su mentalidad oscura, rebelde, satánica en muchas ocasiones. Las reflexiones existenciales del autor -a mi juicio, más amenas en la primera parte de la novela- me han cautivado en gran parte por su revelación de una vida frágil, entorpecida; esa existencia humana como tiempo limitado de decisión. Además, me ha deleitado especialmente los monólogos en los que el protagonista decide hacer aquello que no quiere. Se limita mucho la felicidad, y rehuye sus deseos, a veces lujuriosos, para enfrentarse al mundo y de alguna forma excusarse con algo como "yo no soy culpable de lo que pase, pues deshecho las dictaduras del mundo perverso que tanto me ha hundido; ahora, si las cosas acaecen de manera fatal, mis hados no serán mis consecuencias, y no tendrán fallo moral, pues en todo caso he intentadio evitar lo que parecía la contínua desdicha".


Fragmento


NOTA DEL AUTOR (curiosa nota)

 

El autor de este diario, y el diario mismo, pertenece evidentemente al campo de la ficción. Sin embargo, si consideramos las circunstancias que han determinado la formación de nuestra sociedad, nos parece posible que existan entre nosotros seres semejantes al autor de este diario. Mi propósito es presentar al público, subrayando un poco los rasgos, uno de los personajes de la época que acaba de transcurrir, uno de los representantes de la generación que hoy se está extinguiendo. En esta primera parte, titulada Memorias del subsuelo, el personaje se presenta al lector, expone sus ideas y trata de explicar las causas de que haya nacido en nuestra sociedad. En la segunda parte relata ciertos sucesos de su vida.




MEMORIAS DEL SUBSUELO


I

Soy un enfermo. Soy un malvado. Soy un hombre desagradable. Creo que padezco del hígado. Pero no sé absolutamente nada de mi enfermedad. Ni siquiera puedo decir con certeza dónde me duele.
Ni me cuido ni me he cuidado nunca, pese a la consideración que me inspiran la medicina y los médicos. Además, soy extremadamente supersticioso... lo suficiente para sentir respeto por la medicina. (Soy un hombre instruido. Podría, pues, no ser supersticioso. Pero lo soy.) Si no me cuido, es, evidentemente, por pura maldad. Ustedes seguramente no lo comprenderán; yo sí que lo comprendo. Claro que no puedo explicarles a quién hago daño al obrar con tanta maldad. Sé muy bien que no se lo hago a los médicos al no permitir que me cuiden. Me perjudico sólo a mí mismo; lo comprendo mejor que nadie. Por eso sé que si no me cuido es por maldad. Estoy enfermo del hígado. ¡Me alegro! Y si me pongo peor, me alegraré más todavía. [...]


Bueno, para acabar, creo que esta nota tan curiosa, como ya he dicho, y el primer capítulo, son el mejor ejemplo para presentar a Dostoievski desde sus propias palabras. Desde mi punto de vista, la advertencia de la nota y la introducción al autor desde el capítulo 1 es lo mejor que se podía proponer para iniciarse a este fenómeno.

Bibliografía:

   -Literatura Universal, ed. Castellnou, de David Fernández.
   -www.bibliotheka.org.
   -www.solodelibros.es
   -Diccionario enciclopédico Larousse.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Felicitas, Alejandro! És una entrada molt interessant. No sé si a tu, pero al menys a mi el tros que has posat de la novel.la em recorda molt als contes que hem llegit en classe de Poe, a tu no?

    ResponderEliminar
  3. Muy bien Alejandro.
    Ya he manifestado en alguna ocasión mi predilección por Dostoievski. Esta novelita es muy perturbadora: un relato que empieza con la frase "soy un enfermo, soy un malvado" nos predispone a sumergirnos en la mente de un neurótico... Tienes razón, también tiene algo de bohemio y "maldito": es un misántropo en toda regla!!
    Este texto es algo diferente al resto de novelas largas de Dostoievski. Está emparentado con un subgénero típicamente ruso: el del funckionario de baja categoría. El ejemplo más conocido, como bien has recordado, es "el capote" de Gogol. Pero también tiene similitudes con "La muerte de Ivan Illich" de Tolstoi u otra novela del propio Dostoievski llamada "El doble" (que trata el tema del desdoblamiento de personalidad". Tiene razón Marta: este relato recuerda algunos cuentos de Poe, como "El corazón delator" o "El gato negro". Este último empieza de una forma muy semejante a "Memorias del subsuelo": "No espero ni pido que alguien crea en el extraño aunque simple relato que me dispongo a escribir. Loco estaría si lo esperara, cuando mis sentidos rechazan su propia evidencia. Pero no estoy loco y sé muy bien que esto no es un sueño. Mañana voy a morir y quisiera aliviar hoy mi alma. Mi propósito inmediato consiste en poner de manifiesto, simple, sucintamente y sin comentarios, una serie de episodios domésticos. Las consecuencias de esos episodios me han aterrorizado, me han torturado y, por fin, me han destruido"
    Tienes razón: a Dostoievski le atraía el "lado oscuro" del ser humano: sus novelas están repletas de perturbados: psicoópatas asesinos (Crimen y castigo), neuróticos (Memorias del subsuelo), hombres con personalidad múltiple (El doble)...
    Me ha hecho gracia lo de "El maldito del subsuelo 2"
    La experiencia de Dostoievski en siberia da para una novela: de hecho él mismo lo relató en las escalofriantes "Recuerdos de la casa de los muertos"

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy interesante, nunca leí nada de este autor. El lado oscuro está en todos, es una parte inseparable, tan natural como el lado que mostramos a la sociedad. Voy a leer la obra.

    ResponderEliminar